31/12/17

Una parábola Taoísta que te ayudará a revelar quien eres en realidad.


Pronto comienza un nuevo año; este nos ha dejado tanto enseñanzas como decepciones, pero una de las cosas más importantes que debemos aprender, es que solo amarnos a nosotros mismos nos puede enseñar a saber quienes somos realmente. Esta bella parábola Taoísta pertenece a Chuang Tzu discípulo de Lao Tse; reflexionen sobre ella. 

Había un hombre que se turbó tanto al ver su propia sombra y le desagradaron tanto sus propios pasos, que decidió deshaceres de ambas cosas. El método que utilizó fue huir de ellas, así que se puso en pié y corrió; pero cada vez que ponía un pie en el suelo aparecía otro paso mientras que su sombra le seguía de cerca sin ninguna dificultad. Atribuyó su fracaso al hecho de que no corría con suficiente rapidez, así que empezó a correr cada vez más rápido, sin detenerse, hasta que finalmente cayó muerto. No se dio cuenta de que si se movía por un lugar sombreado, la sombra desaparecería y que si se quedaba inmóvil en un lugar, no habrían más pasos.

Ese hombre existe en todos. Esa es nuestra lógica, huir de la sombra ¿Por qué? ¿Qué hay de malo en ella? Tu ira, tu rabia, tu envidia, tu adicción; todo esos son sombras, pero recuerda, son justamente sombras, en cierto sentido son y no son, es insustancial, una sombra es una ausencia. Te pones en pie los rayos del sol caen sobre ti y a causa de ti unos cuantos rayos no pueden pasar. La sombra es insustancial y tu eres corpóreo. En la parábola se dice "Había un hombre que se turbó tanto al ver su propia sombra y le desagradaron tanto sus propios pasos, que decidió desaceres de ambas cosas" ¿Qué es lo que te turba? ¿Por qué te resulta tan turbador el sonido de tus propios pasos? Eres sustancia así que debes producir algo de sonido. Cuando algo existe, a su alrededor se crean sonidos, pasos, sombras, así son las cosas, no se puede hacer nada al respecto, así es la naturaleza; si tratas de hacer algo a respecto te equivocaras, si intentas hacer algo desperdiciaras toda tu vida y al final sentirás que no has logrado nada, la sombra permanece y la muerte llama a la puerta.  Antes de que la muerte llame, acéptate a ti mismo, y entonces, resultará el milagro. El milagro es que cuando te aceptas a ti mismo, no necesitas huir de ti mismo, no necesitas que los demás acepten de ti. Tu ya eres y con eso basta. No trates de escapar de ti mismo, no puedes ser otro, nunca habrá otro igual. Lo mismo sucede con tu ser, tienes un ser incomparable, celébralo. El universo ha concedido un don único a cada ser y tu lo condenas. 

¿Por qué no ser sencillo y aceptarte? ¿Por qué no decir sí a la sombra? En el momento en que dices sí a la sombra, esta desaparece ¿Por qué hacer un problema de ello? Tal y como eres ahora creas un problema de todo. Te habría gustado ser un dios y carecer de sombra. Pero tu ya eres un dios y no puedes ser nada que no seas ya, solo puedes ser lo que eres. Todo devenir se mueve solo hacia el ser que ya eres. Finalmente llegarás a ti mismo y a la realización de que siempre has estado ahí, nadie puede arrebatártelo. 

La gran pregunta es ¿Por qué no te aceptas a ti mismo tal y como eres? ¿Qué hay de malo en ello? Toda la existencia ya te acepto como eres excepto tú mismo. No falla ni falta nada. Eres perfecto respecto a cualquier posibilidad de perfección que pueda existir. Trata de comprenderlo porque solo así entenderemos la parábola de Chuang Tzu. 


Es como luchar con la oscuridad: tu casa esta en total oscuridad y te preguntas ¿Cómo puedo encender una vela? "Antes de poder encender esta vela necesito deshacerme de todas esta oscuridad" Eso es lo que has estado haciendo. Eres un necio. Estas diciendo que debes acabar con la oscuridad para poder encender una vela como si la oscuridad te entorpeciéce. La oscuridad no es una entidad, no es nada, no cuenta con solidez. Se trata de una ausencia, no una presencia. Conviértete en una alegre llama y todo lo erróneo desaparece. La ira, la envidia, la tristeza solo son ausencias, y entonces tu mente dice: "primeo destruye las sombras y luego tendrás la dicha de la luz". Es una de las estupideces más patentes de la humanidad, la más antigua; primero entiende la oscuridad, muévete en ella y sé feliz en la sombra. Nos parece muy difícil saber que somos dioses pero ¿qué es lo que falta? Aunque sientas que es un "como sí" yo fuera un dios,  no te preocupes, una vez que empieces a existir como un dios desaparecerá toda la tristeza, toda la miseria, toda tu oscuridad. 

La parábola continúa "...el método que utilizó fue huir de su sombra y sus huellas" La mente siempre tiene solo dos alternativas, o luchar, o huir. Siempre que surge un problema, la mente lucha contra el o huye de el, y ambas alternativas son erróneas. Si luchas, te quedas con el problema; si huyes, el problema continua estando allí. Si luchas estás dividido porque el problema no está fuera, está dentro. La mente piensa "lucha", pero si luchas reprimes y escapas; pero ¿a donde escaparás? La ira te perseguirá vayas donde vayas, la envidia te seguirá, el ego te seguirá, es tu sombra. La sombra no te abandonará de esa manera, y no te ayudará ni luchar ni huir. 

Continuando con la parábola "Atribuyó su fracaso al hecho de que no corría con suficiente rapidez, así que empezó a correr cada vez más rápido, sin detenerse, hasta que finalmente cayó muerto." La mente cuenta con una lógica viciada, es circular. Recuerda, cuando hay alguien más la mente siempre es correcta, cuando estás solo, la mente entonces no funciona. La mente esta programada para subsistir con las mentiras de la sociedad. Cuando se trata de los demás, piensas que estás en lo correcto, cuando se trata de juzgar a los otros, entonces tu mente es lógica pero cuando se trata de ti mismo, huyes. La mente siempre es correcta cuando la utilizas con los demás, pero empieza a equivocarse cuando la utilizas contigo  mismo. Este hombre tuvo dificultades porque utilizó la mente para sí mismo, así que cada vez corrió más de prisa y cayó muerto. 
Este hombre no se dio cuenta que si se limitaba en ir por un lugar sombreado la sombra desaparecería, ¡Qué fácil era! 
La parte sombreada es tu interior, no las opiniones de las personas sobre ti, no las opiniones de ti mismo con la mente, no escuches a la mente, entra a la zona sombreada. Pero el problema es que permaneces en la periferia. No es necesario huir y no es necesario luchar. 

A esa zona sombreada Chuang Tzu le llamó Tao, es tu naturaleza más profunda, absolutamente profunda. 

5/10/17

Mujeres que hacen historia: Programa de formación Texto y Cuerpo Secretaría de las Mujeres

Escuela de Gobierno y Equidad de Género Secretaría de las Mujeres
Proceso de Sensibilización Mujeres Artistas
TEXTO Y CUERPO: las mujeres y las expresiones del arte


Coordinadores Generales Universidad Nacional de Colombia sede Medellín:
Carlos Mario González y Ruth López Oseira
Coordinadora Académica: Artista Plástica Natalia Giraldo Giraldo
Coordinadora Logística y comunicación: Administradora Andrea Giraldo


HISTORIA DEL ARTE...Y DE LAS MUJERES


Hace unas semanas fui invitada para hacer parte de un proyecto de formación y sensibilización a mujeres artistas para el cual propuse un pequeño curso sobre "La Historia del arte...y de la mujeres". Así, justamente, el título del curso marca una diferencia categórica entre Historia del arte de las mujeres, y lo que implica una Historia del arte...y de las mujeres, en tanto que la historia del arte oficial es "universal" y la historia de las mujeres que han estado inmersas en ella, es por decirlo, una historia particular. 

El proyecto se elabora con el fin  de conocer un poco más a fondo algunos momentos importantes en la revolución femenina a partir del arte, trazando una suerte de genealogía desde las mujeres ilustres en la edad media, hasta el arte feminista más radical en el arte contemporáneo. 

***
Preámbulo al curso: 

Parece que aun hoy, en el siglo XXI, hablar de las mujeres en el campo creativo (pintura, escultura, literatura, música, etc.) sigue siendo un tema que se encuentra destinado a una minoría, y esta minoría, son propiamente las mujeres. La pregunta que se abre entonces sería ¿Cuándo habrá una historia del arte y de las mujeres cuyo público focal sean los hombres? No parece pues interesarles demasiado, pero, sin embargo, el fenómeno no es de extrañar, las mujeres han desconocido su propia historia por siglos, conformándose con una información filtrada que mantiene una ideología patriarcal sobre “el orden de las cosas del mundo”. No en vano, las mujeres que han intentado luchar por investigar hechos "no oficiales" de la historia, han sido juzgadas, señaladas y calladas por unos sistemas culturales y políticos donde la libre expresión sigue siendo una ilusión, y donde tener voz ha sido el derecho de unos cuantos. Ahora, las mujeres tendrían no solo el derecho, si no el deber como sujetos consientes de su existencia, de saber qué ha pasado con su condición “femenina” a lo largo del tiempo en relación a la creación y por contrapartida, a la cultura.

Si navegamos en la historia, una de las primeras manifestación artística realizada por una mujer fue en la Edad Media, concretamente hasta el siglo X y fue una producción literaria. El escritor y humanista Giovanni Boccaccio (uno de los padres de la literatura italiana) escribió El libro de las mujeres ilustres (Livre des femmes nobles), donde recopilaba biografías y experiencias de mujeres tanto fabulosas como reales que fueron destacables en aquella época y en la historia.

Con la llegada del siglo XIV ad portas del Renacimiento, los artistas comienzan a reivindicar ciertos privilegios para la profesión que ellos consideran liberal (las profesiones liberales eran aquellas asociadas al conocimiento intelectual y no a la realización mecánica o manual), y adquieren mayor protagonismo, siendo indispensable el estudio del desnudo  para llegar a ser un maestro. El acceso a este sistema de educación resulta imposible para las mujeres; aunque en aquella época algunas lograron formarse en las artes plásticas como veremos en la historia de Sofonisba Anguissola,Lavinia Fontana, o
Artemisia Gentilesch,  aunque lo hacen por un vinculo con algún taller familiar (esposo o padre), ya que de otro modo, resultaba inaceptable.

En el Romanticismo, en el siglo XVIII el papel de la mujer comienza a tener cierto protagonismo en tanto que entre las clases adineradas se hacía indispensable el estudio de las artes y la literatura (aunque con temas restringidos). Con todo, el papel femenino seguía discriminado ante los varones; ellas apenas podían acceder a la formación oficial que ofrecían las Academias y, en los escasos hechos en los que sí accedían a esta formación, tenían vetadas las asignaturas de estudio al natural, la anatomía, y no se les permitía pintar ciertos temas que se consideraban propio de los varones. En consecuencia, no pudieron desarrollar aquellos formatos más prestigiosos como la pintura de historia, por ejemplo, y su presencia en los Salones oficiales como el Salón de París o los grandes premios fue prácticamente inexistente.

Durante el siglo XIX algunos artistas de mente un poco más abierta como el artista Claude Monet a diferencia de Renoir, aceptarán de buen grado a las mujeres entre sus pupilos, así, figuras como Berthe Morisot comienzan a adquirir un buen número de reconocimientos. En la literatura, las escritoras se rebelan contra las formas de vida de los burgueses y nace su espíritu inconformista que demanda libertad. 

Finalmente en el siglo XX la modernidad y  las vanguardias otorgó un equilibrio que podemos nombrar aparente; con todo, el mundo del arte seguía estando regido por hombres: los artistas más valorados social y económicamente, los críticos más afamados y los jurados más importantes; no fue hasta la década de los sesenta cuando los movimientos feministas cobraron realmente fuerza y comenzaron a defender el papel de la mujer en el campo artístico. Hoy en día, en pleno siglo XXI el debate esencial que discurre entre un arte “femenino” a un arte “feminista” ha sido un tema duro de tratar, pues por un lado se reflexiona a partir de la ya conocida presunción moderna de que “el arte no tiene sexo” pero, se contradice en la medida que hace una diferenciación entre la pisque y el cuerpo del sujeto que crea y su relación con la obra asumiendo que todo arte hecho por mujeres no puede desligarse de su “condición femenina”, condición en el arte, por lo demás, vista como inferior y por tanto, diferenciada del “gran arte universal”.




la mujer artista es sencillamente ridícula”. 



Auguste Renoir




6/6/17

La parábola de la lechuza y el ave fénix



Mediante lo que él consideraba como información confidencial, un primer ministro sospechaba que Chuang Tse, discípulo de Lao Tse, codiciaba su cargo y estaba conspirando para suplantarlo. Cuando Chuang Tse visitó su región, el primer ministro le advirtió a la policía que le buscara y lo apresara, pero, aunque estuvieron más de tres días y tres noches buscándolo, no pudieron encontrarlo. Mientras tanto, Chuang Tse se presentó ante el primer ministro por su propia iniciativa y le dijo:

“¿Has oído sobre el pájaro que vive en el sur, el fénix que nunca envejece? Este fénix inmortal surge del mar del sur y vuela hacia el mar del norte sin posarse nunca, excepto sobre ciertos árboles sagrados. No prueba la comida, excepto los más exquisitos y raros frutos, y bebe solo de las fuentes más claras. Una vez, una lechuza, masticando una rata muerta medio podrida vio al fénix sobrevolarla; levantando la vista, emitió un chillido alarmada, estrechando la rata contra sí, presa del miedo y la consternación. ¿Primer ministro, por qué os enfurecéis tanto, agarrándose a vuestro cargo y aullándome consternado?”

Primero que nada hay que entender que nuestros deseos son el modelo de los demás; sentirnos en peligro sobre otra persona, solo significa que nosotros mismos hemos logrado alcanzar una posición a costa de la cabeza de los otros y por tanto, sentimos terror de que de la misma forma vuele nuestra cabeza. ¿Por qué te asustas? ¿Por qué aúllas tanto? Tu deseo interior es el lenguaje de tu entendimiento.
Por lo general, en el mundo del arte, casi todos piensan como políticos y los políticos siempre piensan en términos de complots, de conspiraciones, y de suplantaciones de cargos, de “prestigios” de “famas” y de “estatus”.  Y esto sucede porque es lo que han estado haciendo durante toda su vida, no tienen nada más. En el mundo del arte casi todos somos conspiradores, ese es nuestro lenguaje, lo manifestamos cuando menos lo creemos y miramos a los demás a través de nuestra mente; proyectamos en los otros las cosas podridas que están escondidas en lo más hondo de nuestro ser.

“(…) Una vez, una lechuza, masticando una rata muerta medio podrida, vio al fénix sobrevolarla; levantando la vista, emitió un chillido alarmada estrechando la rata contra sí, presa del miedo y la  consternación”. Chuang Tse está diciendo “yo soy el fénix; tu solo una lechuza con una rata medio muerta  y te espantas de que venga a suplantarte; tu puesto, tu poder, no son más que una rata muerta para mí”: no es mi clase de alimento, esa ambición no es el camino para la vida, le sirve solo a aquellos que están muertos. He mirado dentro de la ambición que se abre paso a costa de los otros y la he encontrado inútil.
Cuando tus ojos solo están llenos de codicia, solo puedes ver ratas muertas. Ramakrishnan decía, “hay gente que solo puede ver el objeto de su codicia”.
Si en el mundo del arte te conviertes en una lechuza, solo podrás ver ratas muertas y solo te alimentaras de ellas. Puedes permanecer como una lechuza, aferrada a tus mentiras, a tu “prestigio” a tu cargo, y esto es la desgracia porque en tu profundidad se esconde el fénix y te estas comportando como una lechuza que come ratas; de ahí el descontento, la envidia, la competencia desmesurada. Por eso nunca te puedes sentir a gusto con lo que haces, por eso nunca te sientes dichoso. ¿Cómo puede un fénix sentirse dichoso con una rata muerta? Tu fénix se hace oír, pero la lechuza es mucho más ruidosa. Tu fénix no puede ser oído porque su voz es mucho más sutil y silenciosa, no agresiva. El fénix te dice: ¿Qué estas haciendo? Esto no es para ti, ¿de qué te estás alimentando? Esto no es para ti. Pero tu lechuza es mucho más ruidosa y le has creído tanto tiempo, que sigues tras ella como hábito; se ha convertido en un hábito muerto; simplemente lo sigues, porque es la línea de menos resistencia, el sendero está ahí y sigues trazando los mismos círculos, los mismos deseos, los mismos afanes, las mismas ambiciones y, si vez a un bello fénix al que no le interesa tu rata muerta, entonces chillas y te consternas.
Con razón vives angustiado, con razón casi todo en el mundo viven en una pesadilla.

Deja que el fénix se haga valer. Escúchalo, es apenas una vocecita, y entonces verás qué es lo que has estado haciendo por muchos años.

24/4/17

#YOAPOYOLAESCRITURA


En la actualidad, quienes estamos interesados en el campo de la investigación y la escritura de manera independiente, tenemos que confrontarnos con la precariedad de recursos, con la no remuneración a nuestro trabajo, con personas interesadas en lo que hacemos pero que no se manifiestan con un pago real. Quienes escribimos, también debemos asumir el trabajo ad honorem, que si bien lo hacemos por amor y pasión ¡seamos realistas! nadie paga una cuenta de servicios con el honor de estar escribiendo para esto o lo otro, ni se tiene una vida humanamente digna con una cartera llena de buenas intenciones. Es lamentable que quienes producimos en el medio artístico, debamos regalar nuestro trabajo en tanto que la cultura, desde campos como la escritura, el arte, la danza y un gran etc, parecen ser los engranajes menos valorados en la maquinaria que intenta impulsar esta sociedad, siendo, paradójicamente estas disciplinas, las que procuran que las comunidades se mantengan medianamente civilizadas.

Ilustración de Nicolas Mahler 
La cultura necesita lectores, espectadores, compradores, personas que la disfruten, que la necesiten y que la apoyen con sus esfuerzos y su pasión. Por esta razón les compartimos desde la revista cultural La Artillería, la acción #YOAPOYOLAESCRITURA, que ahora hace parte de nuestra plataforma y que es una manera íntegra con la cual las personas pueden apoyarnos en nuestra labor como productores e investigadores, así como ayudar a fortalecer este medio, en aras de avanzar a una etapa de progreso editorial. Así, quiero invitarles de la mejor forma a que nos apoyen en este nuevo proceso. 
La Artillería es uno de esos medios de investigación, difusión y producción de textos sobre arte en Medellín, que abarca también el arte nacional e internacional, y más que ser una plataforma de reseñas y promoción de exposiciones, se enfoca en la producción de textos analíticos, pedagógicos y críticos que abren un momento para la reflexión y el pensamiento.


¿CÓMO APOYAR?
Para contribuir con #YOAPOYOLAESCRITURA debes buscar en la plataforma, al final de cada texto, un botón con la consigna. 
Al darle clic recibirás las instrucciones para contribuir con 5.000 pesos colombianos  y así estarás aportando a que este proyecto se fortalezca, crezca y mejore. 🎨 🙌 ✏
Si contribuyes en #YOAPOYOLAESCRITURA, también estás apoyando mi trabajo y el trabajo de quienes estamos en la lucha por movilizar el arte y el pensamiento. ¿APOYAS TÚ?  😊 

Un público que valore la escritura de contenidos será sin duda un mejor público, uno más responsable de lo que consume, uno que sepa hablar de arte con coherencia desde el conocimiento, sin posturas caprichosas, y sobre todo, que sepa pensar en ella y sepa entonces formarse un criterio. 


13/1/17

El arte del triunfo

He aprendido algunas cosas en el año que dejamos atrás, y una de las más importantes es que si quieres triunfar en la vida, tienes que tener algo claro: lo que los demás digan y piensen de ti, es irrelevante, lo único relevante es lo que tú eres; lo que piensen los demás es problema suyo y no necesitas preocuparte por ello.
No debemos convertir nuestra vida en una teatralidad, porque una vez que empiezas a hacer eso, es muy difícil parar; siempre estás actuando y si la gente respeta una falsedad, entonces, te convertirás en un falso. Si quieres convertirte en pintor y se trata de un gran deseo, conviértete en pintor, así esto signifique que sigas pobre, conviértete en un pintor, así la crítica no te sea favorable, así yo me atreva decir que no me agrada tu trabajo, no te hagas el artista “multidisciplinar” para hacerte el interesante en el mundo del arte, para ganarte un premio o para que no te digan que eres un atrasado; si no estudiaste arte por un deseo inconsciente y si solo haces las cosas para satisfacer a las otras personas: al galerista, al curador, al profesor de turno, al crítico, entonces quizás podrás ganarte el premio o hasta enriquecerte, si lo que haces es vender y vender tu trabajo como si fueran empanadas calientes, pero no te habrás realizado, serás un fracaso rotundo porque lo único verdaderamente fundamental, es la realización personal, y la realización personal no viene de afuera nunca. 

Hay una historia de un escritor que ganó un reconocimiento por ser el mejor en su clase: el día de la ceremonia, estaba triste. Un amigo le preguntó ¿Por qué estas triste? Eres el mejor escritor que conozco, has vendido miles de libros y nadie puede hacerte la competencia ¿Por qué estás tan triste? El escritor le respondió: nunca quise hacer esto, todo fue por las circunstancias, he triunfado en algo que nunca quise y ahora no sé cómo escapar de ello, si hubiese sido un fracasado tendría una oportunidad, pero ahora no tengo escapatoria. 
Su amigo estupefacto desdeña: ¡Debes estar bromeando! ¿Qué estás diciendo? Tu familia es feliz, tu esposa es feliz, tus hijos son felices, todo el mundo está encantado y todos te respetan. El escritor de nuevo responde: Pero yo no puedo respetarme a mí mismo, eso es lo principal, por eso no me hace feliz ser el mejor escritor de mi clase.

Ese es el gran problema, la realización viene a través de la naturaleza y no de la gente, llevas tu destino en tu interior, pero es algo inconsciente, síguelo, nadie creerá que lo hayas alcanzado porque no te ven aplaudido por la masa, pero tú si serás consiente de ello. Puede que no te ganes un premio, porque esos premios no siempre los obtienen las personas realizadas; a veces, una persona realizada no ha recibido un premio porque los premios se otorgan a los artistas que hayan obedecido al status quo y hayan logrado alcanzar los objetivos de esa sociedad, las conveniencias del museo, los caprichos del curador, el oportunismo del galerista, y no a los suyos propios. 

Miremos por ejemplo al mundo del espectáculo, artistas del cine, de la música, del entertaiment y no hallarás personas más tristes que ellos, muchos se han suicidado, son drogadictos, alcohólicos y sufren de depresión, deben internarlos en clínicas de reposo pero tienen todo el dinero que quieran tener y eso no se trata de una coincidencia, eso tiene un significado: la mayoría de estos personajes no se sienten realizados. Basquiat no se sentía realizado, Pollock no se sentía realizado, sustentó su carrera en un accidente que no se puede mantener toda la vida, en un amigo crítico que escribía sobre él, y entonces, sentía que nada había conseguido por mérito propio, sentía que era un farsa. 

Ahora, los elogios no pueden colmarte porque los elogios vienen del exterior, lo veo en la cara de muchas personas todo el tiempo, lo veo en las exposiciones, subastas y eventos, todos tan tensos, tan tristes, tan irritables, escondiendo una fuerte frustración detrás de una sonrisa falseada; pero si les miras bien, parecen que ya casi explotan. En el mundo del arte, a veces, parece que todos ya casi explotan; por eso algunos no van a las inauguraciones, porque es tensionante.
 Si acabas de ganarte esa beca, ¿no se supone que debes estar feliz? Y no me refiero justamente a la felicidad que mostramos en las redes, esa es otra farsa. Me refiero a sentirte realizado, auténtico, pero no lo están. Esas demostraciones de felicidad pública son conscientes porque hacen parte de nuestro teatro. Lao Tse dijo: “La inconsciencia y la total sinceridad son perturbadas con cualquier esfuerzo y demostración autoconsciente” Todas esas demostraciones de felicidad y dicha que hacemos públicamente, son una mentira, son para los otros y no para uno mismo. Te interesa que el otro te vea feliz porque quizás, eres tan miserable que no puedes soportarlo. 

Muchas de las personas que triunfan en la sociedad, son una mentira, no es la regla general, pero sí podemos ver que las personas supuestamente de éxito traen a cuestas muchas mentiras sobre su espalda. Para triunfar en este mundo y para triunfar en el mundo del arte, a veces, parece que hay que ser un mentiroso, pero entonces, te pierdes a ti mismo; triunfas en este mundo y te conviertes en un fracaso en tu interior, eres un fracasado para ti mismo. Ahora bien, una vez que te interesa mucho lo que los demás dicen de ti, cada uno de tus actos se convertirán en un fracaso. Aquí puede que tengas éxito, pero ese éxito será inútil porque nunca te realizarás verdaderamente, nunca alcanzaras la realización de ti mismo, por eso estás enfermo, estresado y lleno de tensión, por eso no puedes soportar la buena racha del otro; puedes acumular recortes de prensa que hablen de ti, puedes acumular exposiciones, ferias, subastas, colgar certificados en tu pared, pero esos certificados no son la vida, estás frustrado. Las caras de las personas con las que cargas cuando sales, no son la vida, las sonrisas falsas, no son la vida. Y así, poco a poco, con cada nuevo acto, más te hundes en la mentira y en la miseria, te vuelves un miserable. Puedes alcanzar gran parte de la porqueriza de este mundo, pero te perderás de lo que es real. 
¿Por qué resultan tan molestas las personas que no se ciñen a la sociedad? Porque alcanzan a ser sinceras, y solo se necesita un tipo de sinceridad: sé conforme a tu naturaleza. No necesitamos más sinceridad. Deja que todo el mundo te tache de soberbio, egoísta, insensato, no te preocupes por eso. Es lo que dicen de las personas que siguen su propio camino, que estás errado, que estás mal, que eres un loco, pero si no haces ningún daño a nadie y tú eres feliz y eres sincero con tu naturaleza, no hay otro camino posible. Si te gusta beber, bebe, si te gusta fumar, fuma, si te gusta comer pasteles, come pasteles, pero no dejes de hacerlo solo por que lo piden los demás. Solo cuando tu mismo decidas dejar de hacer algo, será el momento ideal.
****

Si los demás ponen en ti sus expectativas, seguro los defraudarás. Estamos aquí para realizarnos a nosotros mismos, no para cumplir las expectativas de otros, los demás también tienen que realizarse ellos mismos y no importa si no cumplen con mis expectativas, eso lo tengo claro; si no me agrada una obra, no tendría por qué importarles, pero les importa demasiado, reaccionan como hienas asustadas, más mi opinión no debería importarles; lo que escriba una persona no tiene mucha trascendencia si tú en el fondo sabes que hiciste tu obra con total sinceridad. Ahora, si solo lo hiciste para agradar, para tener una aprobación, por ambicionar un minuto de fama, entonces entiendo porqué se ofende tanto tu ego, tu ego tiene miedo de que se descubra toda tu farsa, entonces, reaccionas como hiena asustada porque tu obra no es real. 
Si las personas esperan algo de ti, ese es su problema, si esperan a que yo siempre este de buen humor, a que siempre debo tener una cara amable, ese es su problema, no es conforme a mi naturaleza sonreír y saludar todo el tiempo, eso es ser falso. No hago parte de un circo y no estoy actuando. 
Si te molestas por mi actitud, tu eres el que tiene el problema. Una persona así es alguien que es sincera respecto a su naturaleza interior, estoy aquí para realizarme y tu estas aquí para realizarte, no espero nada de los otros y no necesito que nadie espera nada de mí. No voy a ser ninguna Marta Traba, ni tengo que estar diciendo que fui a Italia, a Londres, a Nueva York para obtener una miserable cuota de aprobación. Es lo que parece que necesitan todos. Ser admirados por circunstancias externas, tontas, absurdas: un viaje, un bolso, un idioma, un plato de comida, un premio...nadie espera ser admirado por quien es, sino por lo que tienen. Pura porqueriza mundana.
No tienes por qué compararte con nadie, no tienes que compararte conmigo, ni con el que más vende, ni con el que acaban de seleccionar para esto o lo otro, no tienes que ostentar un doctorado, no tienes que hacer nada; gasta tu dinero en lo que mejor te parezca, no te compares con nadie. Y de mi parte, no esperen a la gran crítica de arte porque ni yo misma espero eso, así que es mejor que se acaben las expectativas porque las expectativas son peligrosas.
Si esperas algo de otra persona, si piensas que tiene que responder a tus necesidades como artista, galerista, curador, entonces los convertirás en exhibicionistas, los convertirás en mentirosos. Y peor, aún, si te empeñas en cumplir las expectativas de todos, entonces, serás definitivamente un mentiroso. Los peores docentes que he conocido son mentirosos, pero son quienes permanecen en las instituciones porque a la sociedad le gusta mentir, sonríe y adulan a sus superiores, montan caras falsas, hacen trabajos que no les corresponden con tal de mantener un puesto de trabajo, no cuestionan a los estudiantes con tal de asegurar la empatía de un grupo de jóvenes que se sienten felizmente cobijados en la mediocridad, son unos mentirosos. Mis mejores docentes fueron reales, eran los más sinceros, llegaban alcoholizados, fumaban en exceso, llegaban tarde a las clases, o, en ocasiones, nunca llegaban, pero sus enseñanzas fueron invaluables. Esos no permanecieron en las instituciones porque ellos se comportaban de acuerdo a su naturaleza. Ellos no fueron falsos, eso sí es de admirar. Todo el mundo del arte parece soportado en un juego macabro de mentiras, desde la universidad que vende títulos a gente que no los merece, hasta la feria de arte. Todo es tan postizo, tan falso.
Lo que mejor podemos hacer es no esperar nada de nadie y no colmar las expletivas que la gente tiene de uno; no dejes que los demás se formen expectativas respecto a ti, debemos pasar por los sufrimientos que debemos pasar, debemos sacrificar cosas, debemos trabajar como debamos trabajar, pero no colmes expectativas, porque si lo haces, a cada paso te hundes más en la miseria y en la presión. Si sufres, sufre por ti, si los demás sufren por tu forma de ser, sufren por ellos mismos, eso si puede ser auténtica religiosidad, ser real con uno mismo, eso es lo que Lao Tse llamó el Tao. Significa fluir incondicionalmente con tu inconsciente y confiar en ti mismo, confiar en tu naturaleza y solo así cada cosa que hagas en tu vida será una verdadera realización, de lo contrario cada proyecto que te plantees será un fracaso. 

***
Cuando te conviertes en un exhibicionista, cuando exhibes todo lo que haces en las redes sociales, tu vida, lo que comes, a donde sales, con quien hablas, con quien te ves, qué haces a cada rato, todos comenzarán a apreciarte porque te has convertido en una víctima de sus antojos, eres su bufón. Ya les pusiste un plato, esperan el otro, ya pusiste a tu familia, ahora esperan más; las personas detrás de las pantallas solo esperan de lo que tú les das para seguir devorando y así poder criticarte. Pero eres tan poco astuto, tan ingenuo, que creer que eres una celebridad porque los "likes" son como un placebo. Te voy a decir una gran verdad: solo eres un bufón. 
Por eso creo que es mejor que seas real desde el principio. Si no te cae bien alguien, no es tu culpa, quizás tampoco sea su culpa, pero simplemente no simpatizan. Tampoco tienes que decir que te gusta un trabajo si no te gusta en verdad, no lo hagas, porque cuando se cae la mentira, todos lo notan; así les ha pasado a algunos en el mundo del arte, por lo tanto, puede ser mejor estar solo desde un principio y así no tendrás mentiras a cuestas que llevar. 

Cuando te "aprecien" los demás, debemos tener mucho cuidado porque estarás recorriendo un camino peligroso, tarde o temprano acabaran sancionándote, todo tiene su opuesto, todo tiene que ser equilibrado, cuando la gente empieza a hablar de tu éxito, ten mucho cuidado porque el fracaso se aproxima; cuando te coloquen en un trono, en un pedestal, escapa rápido, porque tarde o temprano te echarán de ahí, pero eres tan tonto y tan estúpido que nunca te percatas, crees que el premio es solo tuyo, crees que el elogio es real, crees que eres muy importante y estás cegado. No eres importante, el sol es importante. Te quieren mientras vendas, mientras pasa la exhibición, mientras les sirves para algo, pero estás tan absorto en toda esa farsa que no te percatas de que antes hubo otro que ocupó ese trono, que le colocaron allí, pero le destronaron para colocarte a ti, y tú te crees muy importante. Te pondrán guirnaldas y te darán la bienvenida, pero luego encontraran a otro actor, a otro bufón más interesante, más joven, más creativo, o más a la vanguardia y luego te echaran a ti; ese es todo el juego. 

No busques nada afuera de ti mismo y no fracasarás.

No le pidas a las personas que te respeten y no te insultarán, “Sé el último y así nadie podrá empujarte más atrás” No te pongas de primero porque el mundo se convertirá en tu enemigo y terminarán castigándote. Si te aprecian, luego te castigaran y si te respetan, acabaran insultándote. ¿Por qué pasa esto? Sucede que cuando alguien te respeta se siente insultado en lo profundo de su ser porque se convierte en tu inferior, ¿Cómo va a poder perdonarte? No puede; algún día habrá que ajustar cuentas. Cuando se postró y te besó los pies se abrió una profunda herida en su interior, era inferior a ti en ese momento y ahora tiene que probar que no lo es, algún día tiene que mostrar que es superior a ti, tiene que ajustar cuentas, y esto yo misma lo he comprobado. Por lo tanto, no necesito adulaciones todo el tiempo porque la cuenta viene después. Por esta razón también acontece que nunca he llegado a sentir admiración por alguien, y por eso tampoco sé odiar, no tengo cuentas con nadie porque nunca me he sentido inferior. No veo ninguna clase de superioridad en los otros, sólo veo diferentes circunstancias. Yo no admiro al más viejo, al más experimentado, al que sabe más idiomas, al que tiene más dinero, al que es dueño de una colección, no admiro al director del museo ni a los curadores o al que mostró más títulos o al más virtuoso en el dibujo, porque ¿Qué hay ahí de admirar? Solo son circunstancias y uno no admira las circunstancias. Yo aprecio a las personas, al sabio y no a sus circunstancias, así que conmigo no funcionan tus ganas de ostentar. 

Si es el mejor dibujante, es básicamente porque dibuja, y lo hace mucho más que yo porque tiene la disciplina de hacerlo, si es el que habla más idiomas, es porque básicamente estudió más idiomas, si sabe de color, es porque le apasiona el color y estudia el color; entonces, ¿Porqué enfadarse de que sea el mejor? ¿Por qué subestimas tu trabajo y sólo deseas tener la atención que tienen los otros? Ese es el feo vicio del hombre, desear reconocimientos por cosas que el mismo no hace. Algunas personas me tachan de que soy una soberbia, pero eso no es ser soberbio, en oriente lo llaman ser diosista, es decir, saber que en tu interior hay un dios y los dioses no envidian a otros dioses, ellos solo son. 
Por eso según la historia Jesús era tan molesto para la asamblea de Pilato, porque cuando le preguntaron ¿Eres tu el Rey de los judíos? Él solo respondió: "tú lo has dicho". Un Jesús, un Buda, un Lao Tse, un Sócrates, o incluso un Schopenhauer jamás tuvieron que demostrar nada, ellos solo fueron ellos y eso molestó mucho a la sociedad. Por eso en el mundo del arte existe tanto resentimiento y tanto odio, porque todos creen que hay un solo trono, que hay un solo camino, que hay una única forma de triunfo cuando en realidad cada uno tiene un trono, por eso no hay que estar endiosando a nadie y mucho menos envidiándole, cada uno es un dios. La envidia solo puede permitírsela un mediocre. Ahora, no me refiero con esto a que no podamos reconocer las virtudes de nuestros compañeros, las buenas obras, los trabajos bien hechos; eso es diferente. Eso es ver la virtud de cada uno y saber que siempre hay personas que también saben hacer las cosas con pasión y verdad.
***
Las personas verdaderamente sabias no piden aprecio, cuando llegas con un halago exagerado te dicen de inmediato ¡Detente aquí y ahora, porque tarde o temprano lo acabaré pagando! Por esta razón no me agradan mucho los halagos cuando son permanentes, porque sé que esperan algo a cambio: una sonrisa, un saludo, una manifestación de agradecimiento por esa adulación y muy probablemente yo no tenga nada para darles, no puedo devolverles nada porque no he pedido nada pero parece que todo el mundo espera algo; cobran los halagos, las personas te cobran los halagos y esperan la sonrisa, el mensaje y que te aguantes todas sus tonterías, sus manoseos, su falta de dignidad incluso con ellos mismo, se arrastran a tus pies y tu siempre estás tratando de no pisarlos, pero estar apartando hombres molestos cansa, así que tienes que pisarles. Por lo tanto, no me interesa recibir admiración porque no tengo cómo pagarla, no puedo tener más simpatía con alguien de la que tengo de forma normal, y cuando no me nace, no me nace, esa es mi naturaleza. 

También hay que darse cuenta de que las personas se han hecho tan falsas que incluso mienten cuando están a solas en el baño, son mentirosas, ni siquiera ahí son reales o auténticas; las mentiras se han convertido en algo tan cotidiano que todo el tiempo te siguen. Por eso es mejor ser natural digan lo que digan los demás, no van a cambiarte porque digan esto y lo otro. Aunque digan que eres rebelde, malo, dañino déjalos pensar, aunque eso te cueste estar o no en exposiciones, trabajos, o invitaciones a eventos que luego de alguna manera tendrás que pagar, déjalos que hablen, pero permanece autentico a tu propia naturaleza.
Cuando Atenas castigó a Sócrates le dieron una condición: si prometes dejar de hablar, quedarte en silencio, no seguir con tus cosas y tus filosofías entonces te perdonaremos; pero Sócrates soltó una carcajada y respondió: ¡Eso es imposible!, eso es imposible porque no puedo ser infiel a mi auténtica naturaleza, así es como soy y continuaré hablando, podéis matarme, eso lo decidirán ustedes, acepto el veneno, pero no acepto el silencio. 
Sé autentico contigo mismo y no te preocupes por lo que dicen los demás, ese es el único camino para alcanzar el triunfo verdadero porque es la única manera de ser natural. Si no estás interesado en justificar quien eres, estarás en paz con la misma creación, serás un dios, estarás en paz aunque lleguen a matarte. Se dice que Sócrates estaba muy tranquilo cuando le administraron el veneno ¿Qué más te da lo que hagan los demás? eso no te afecta, eso es ajeno, lo natural es acertado, ser tú mismo es acertado, es todo lo que realmente puedes ser, cualquier otra cosa, cualquier otro acto de complacencia con los otros, cualquier intento de llenar expectativas que no sean las tuyas hacia ti mismo para ser mejor, es extraviarse. 


20/8/16

Arts & Culture: Una aplicación que los amantes del arte deberían conocer



Arts & Culture es una aplicación para dispositivos móviles que ofrece una extensa variedad de contenido sobre arte, historia y lugares excepcionales que hacen parte de los más bellos legados del patrimonio de la humanidad. 
La aplicación fue desarrollada por Google Inc, y se encuentra disponible para dispositivos Andriod  y Apple. Cabe destacar que se encuentra dividida en tres secciones principales: ARTE, HISTORIA Y MARAVILLAS; y cada una de ellas tiene una serie de secciones independientes así: 

ARTE: Esta sección muestra un contenido destacado cada día, que pueden ser recorridos virtuales por exposiciones, muestras, artistas destacado del día, o eventos importantes como inauguraciones de Bienales o Ferias. 


También cuenta con secciones especiales de Artistas, Museos y Técnicas

ARTISTAS

 



  

 


MUSEOS O ALIADOS

 


TÉCNICAS

 

Por otra parte, la sección de ARTE nos introduce en una verdadera lección de Historia del arte, pues contiene una línea de tiempo (Hora) que va desde "Pasado remoto" donde nos muestra los primeros objetos que el hombre utilizó no solo como herramientas, sino como artefactos con categorías ornamentales y ritualísticas; hasta "Presente", donde aparecen una selección de obras de arte contemporáneas donde se destacan nombres como Yue Minjun, Ai Weiwei, Anna Akhmatova, entre otros.

 




HISTORIA: La sección de HISTORIA cuenta con varios sub temas como: Personajes históricos; Acontecimientos históricos; Objetos y de igual manera cuenta con una línea de tiempo. 
Aquí podemos leer las biografías de personalidades como Stalin, Jaquelina Kennedy, Helen Keller, e incluso las historias de Toro Sentado, John Kerry o el actual presidente de los Estados Unidos, Barack  Obama. 




ACONTECIMIENTOS



PERSONAJES


 


OBJETOS

   



MARAVILLAS: Finalmente, la sección MARAVILLAS o WONDERS se encuentra dividida en dos sub categorías a saber: Lugares y Socios o aliados. 
Dentro de estas categorías se pueden explorar lugares como hermosas reservas naturales, templos y museos del mundo en recorridos virtuales 3D.


 








14/8/16

Manifiesto de los escritores que sólo quieren escribir




Este MANIFIESTO lo encontré en una de las páginas que más me han divertido leer últimamente. TINTA CHIDA es un blog de escritores, para escritores y para todos aquellos curiosillos de las palabras. Ellos se definen como "una comunidad de ideas y experimentos para ganarse la vida haciendo lo mas chingón del mundo: escribir". 

-------------------------------------------------------------------------------

No tengo que ser famoso ni haber publicado.

Para ser escritor sólo necesito escribir.

No voy a desperdiciar mi vida en una oficina para algún día retirarme y hacer lo que siempre he querido: escribir.



Escribo ahora y vivo de mi oficio.
Voy a mandar a la chingada al que me diga que no se puede vivir de escribir.

No tengo que morirme de hambre para ser un gran artista.

Promocionar y vender lo que escribo no me hace una puta.

El ego no me sirve para escribir. Escucho y aprendo.

La vida es muy corta para pasar mucho tiempo sin escribir.

La vida es muy corta para escribir sobre cosas que no me importan.

No me escondo del rechazo. Acepto los golpes. Presumo las cicatrices.

Escribir es un acto salvaje. No voy a convertirlo en algo estéril que complazca al status quo.

Escribir ilumina. No voy oscurecerme para gustarle a los poetas malditos.

Escribo para conectar. No para aislarme en mi pedestal.

No escribo por las becas, ni los premios, ni para cogerme a nadie.

Nadie va a descubrirme y no voy a convertirme en una leyenda.

No soy una leyenda.

Nunca seré una leyenda.

Escribo para el presente, no para ser inmortal.

Escribo todos los días.

No le tengo terror a la página en blanco.

Escribo aunque no confíe en mí ni tenga idea de lo que estoy escribiendo.

Escribo aunque no sepa escribir.

Escribo aunque esté aterrado.

Escribo aunque haya cien mil escritores mejores que yo.

Escribo con rabia.

Escribo con amor.

Escribo con ternura.

Escribo con terror.

Escribo.

Escribo.

Escribo.
*******************************************************************************************************

¡Descarga el manifiesto!

La descarga incluye el archivo listo y preparado para impresión, archivos de alta resolución, y algunas fotos para compartir en la web o deleitarte.
¡Bájatelo, imprímelo, pégalo en las calles, en tu cuarto o en los muros de la ciudad, regálalo, rótalo, compártelo, es todo tuyo!  http://bit.ly/el-manifiesto.


A provecho para agradecer infinitamente a Elian Tuya, la chingonsísima que se aventó el poster del manifiesto. Si buscan a una diseñadora muy cabrona, contrátenla, contrátenla, contrátenla. Ella también hizo el logo de Tinta Chida.

Una parábola Taoísta que te ayudará a revelar quien eres en realidad.

Pronto comienza un nuevo año; este nos ha dejado tanto enseñanzas como decepciones, pero una de las cosas más importantes que debemos a...